¿Quieres memoria histórica?

Pues toma taza y media. Y sin azúcar

Leer el artículo aquí por JV Santacreu